0

Ahora que estamos viendo el final del túnel en esta crisis del COVID-19, no hay que bajar la guardia. Para ello, es necesario seguir llevando a cabo algunas tareas de desinfección en nuestra vida diaria, que garanticen nuestra seguridad, incluso dentro de nuestros hogares, cuando volvemos de la calle.

Es aconsejable, cuando volvemos de trabajar o de algún recado, dejar los zapatos en la entrada, ya que podríamos propagar la posible infección por cada rincón de casa.

Una vez descalzados, si queréis desinfectar los zapatos, es importante que no solo limpiéis la suela sino todo el zapato incluyendo también los cordones. ¿Cómo lo haremos? En un recipiente introduciremos agua con una pequeña concentración de lejía, ya que si nos excedemos, podríamos dañar el zapato. Sugerimos frotar toda la superficie con un cepillo de calzado o una bayeta limpia haciendo uso de unos guantes. Cuando ya se haya secado, si vamos a usarlos de nuevo, para evitar el contacto con el zapato, no estaría de mas usar un calzador.

De la misma forma, el suelo es un elemento de vital importancia, ya que una buena limpieza de este podría evitar posibles contagios. Por ello, será indispensable limpiar con una fregona de manera constante el lugar donde se ubiquen tus zapatos. En un cubo tendréis que depositar agua y un limpiador profresional para suelos. Al igual que con la lejía, debemos ser prudentes en la cantidad de limpiador que depositamos en el cubo, ya que una excesiva concentración supondría deteriorar el suelo. 

Por último, y dado que los productos de desinfección desprenden normalmente olores fuertes, os aconsejamos usar un buen ambientador para hogar.

Todos estos productos de limpieza y desinfección, así como cualquier producto de ferretería los puedes encontrar a un solo clic en nuestra tienda online ferreteriaeltornillo.es.

Publicar comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.